Martes 12 de abril de 2016. III semana de Pascua

Lectura del santo evangelio según san Juan

En aquel tiempo, dijo la gente a Jesús:

– « ¿Y qué signo vemos que haces tú, para que creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: “Les dio a comer pan del cielo.”»

Jesús les replicó:

– «Os aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.»

Entonces le dijeron:

– «Señor, danos siempre de este pan.»

Jesús les contestó:

– «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mi no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.». (Jn. 6, 30-35)

———- ooo ———-

En la sinagoga de Cafarnaún, Jesús pronuncia un magnífico discurso que, siguiendo las reglas de los sermones hebreos, parte de un episodio bíblico: concretamente, el relato del maná en el desierto (Ex. 16, 13-15). A continuación contrapone el maná, don celestial destinado a sostener el cuerpo, y el pan de vida ofrecido por Él, que da la vida en plenitud. Una vez más nos desconcierta el modo de hablar de Jesús al incluir la fórmula del nombre divino: Yo soy el pan de vida. En las próximas lecturas evangélicas, Jesús nos irá revelando el significado real de este pan.

Sobre admin