Martes 13 de diciembre de 2011. Santa Lucía, virgen y mártir.

Lectura del santo Evangelio según San Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
–«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña.” Él le contestó: “No quiero. ” Pero después recapacitó y fue.
Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. El le contestó: “Voy, señor.” Pero no fue.
¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?»
Contestaron:
–«El primero.»
Jesús les dijo:
–«Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.». (Mt. 21, 28-32)

———- ooo ———-

Una de las parábolas menos conocidas de Jesús, pero quizá la más importante. Mensaje simple y directo de Jesús a los sacerdotes y ancianos: vosotros decís “voy, Señor”, pero no vais. Los publicanos y las prostitutas parecen decir “no quiero”, pero van. Lo podemos aplicar a toda nuestra fe, nuestra manera de vivir. Nuestra religión, nuestra ortodoxia, nuestros hábitos religiosos significan que decimos “voy, Señor”. Hace falta saber si vamos, si nos preocupamos de los necesitados, si vivimos al estilo de Jesús. Si no, decimos que sí, pero no vamos a la viña.

Sobre admin