Martes 13 de octubre de 2015. XXVIII semana del Tiempo Ordinario

Lectura del santo Evangelio según San Lucas.

 

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa.

El entró y se puso a la mesa.

Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:

–Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades.

¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro?

Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo. (Lc. 11, 37-41)

 

 

———- ooo ———-

 

“El cielo proclama la gloria de Dios.” Con el salmista, lo puedes decir admirando la gloria de Dios en lo que ves. Con Juan de la Cruz, lo puedes decir preguntando a las criaturas por tu Amado. Con el apóstol, lo puedes decir reprochando a los idólatras su ceguera. Lo puedes decir mirando al cielo, escuchando la voz del firmamento, dejando que te alcance el mensaje de la noche. Lo puedes decir mirando hacia dentro de ti mismo, para discernir, a la luz de la palabra de Cristo, la verdad de tu vida. Lo puedes decir recibiendo a Cristo en la eucaristía y reconociendo su rostro en los pobres. La fe purifica los ojos para que veamos y proclamemos la gloria de Dios.

Sobre admin