Martes 20 de mayo de 2014. V semana de Pascua

Lectura del santo evangelio según san Juan

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

– «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado.” Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.

Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe de este mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago.»  (Jn. 14, 27-31a)

 

———- ooo ———-

 

La promesa de Cristo se cumplirá: ¡estaré siempre con mi Iglesia! Por la acción del Espíritu Santo se hacen eficaces los signos salvadores que guarda, celebra y administra la Iglesia: los sacramentos. Todo se realiza por obra y gracia del Espíritu Santo, pero son las manos, los gestos y las palabras de los ministros de la Iglesia quienes llevan a cabo las obras santificadoras de Cristo.

Sobre admin