Martes 20 de octubre de 2015. XXIX semana del Tiempo Ordinario

Lectura del santo evangelio según san Lucas

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

–Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas: Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle, apenas venga y llame.

Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela: os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo.

Y si llega entrada la noche o de madrugada, y los encuentra así, dichosos ellos. (Lc. 12, 35-38)

 

———- ooo ———-

 

“Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.” Podríamos decir que estas palabras del salmo expresan el proyecto de vida de Jesús de Nazaret, y que, en la realización de ese proyecto, en la fidelidad de Jesús a la voluntad del Padre, está la fuente de donde desborda sobre nosotros la benevolencia y el don de Dios. En la obediencia de Cristo está nuestra vida; de su fidelidad brota para todos un derroche de gracia y el don de la salvación. Pero también puedes decir que las palabras del salmo interpretan justamente el mandato que recibimos del Señor en el evangelio: “Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas.” Estaremos en vela si con Jesús decimos “Aquí estoy”.

Sobre admin