Martes 3 de mayo de 2016. S. Felipe y Santiago, apóstoles, fiesta

Lectura del santo evangelio según san Juan

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:

–«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»

Felipe le dice:

–«Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»

Jesús le replica:

–«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.». (Jn. 14, 6-14)

 

———- ooo ———-

 

Felipe fue uno de los primeros discípulos de Jesús; su nombre indica que quizá pertenecía a una familia judío-helenística y, además, hablaba griego. Santiago, según la tradición el menor, es hijo de Alfeo. En la escena de hoy, que se desarrolla en el Cenáculo y en los días previos a la Pasión de Jesús, Felipe deje entrever una fe tan débil que sorprende al Maestro. Cristo subraya su divinidad y proclama su unión íntima con el Padre. Las palabras y obras de Padre e Hijo son comunes, y han sido confiadas a los apóstoles para que las anuncien y cumplan en medio del mundo.

Sobre admin