Martes 7 de enero de 2014. 2ª semana de Navidad

 

Lectura del santo Evangelio según San Mateo

 

«En aquel tiempo, al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: “País de Zabulón y país de Neftali, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grandeza los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló”.

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.” Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. Su fama se extendió por toda Siria y le traían todos los enfermos aquejados de toda clase de enfermedades y dolores, endemoniados, lunáticos y paralíticos. Y él los curaba. Y le seguían multitudes venidas de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Trasjordania.» (Mt. 4, 12-17, 23-25)

———- ooo ———-

¡Cómo no iban a seguir a Jesús! Anunciaba la buena noticia. Hablaba de Dios y curaba a los enfermos. Eso es lo que necesitaba el pueblo. Querían oír hablar de Dios y que, en las dolencias de cada día, recibieran el bálsamo de la esperanza y de la misericordia. De sombras de muerte bastante sobrados estamos. Necesitamos ver la claridad del día lleno de esperanza. Cristo nos lo ofrece.

Sobre admin