Martes 12 de abril de 2011. 5ª semana de Cuaresma

Lectura del santo Evangelio según San Juan

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

– «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros.»

Y los judíos comentaban:

– «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: “Donde yo voy no podéis venir vosotros”?»

Y él continuaba:

– «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón os he dicho que moriréis por vuestros pecados: pues, si no creéis que yo soy, moriréis por vuestros pecados.»

Ellos le decían:

–«¿Quién eres tú?»

Jesús les contestó:

– «Ante todo, eso mismo que os estoy diciendo. Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me envió es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él.»

Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre. Y entonces dijo Jesús:

– «Cuando levantéis al Hijo del hombre, sabréis que yo soy, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada.»

Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él. (Jn. 8, 21-30)

 

———- ooo ———-

 

No entienden ni una palabra, todo lo interpretan mal. Jesús está “en otro mundo”, en el mundo de su Padre, en el mundo de los hijos, en el Reino. Es evidente que no saben quién es. Jesús dice que cuando lo vean crucificado sabrán quién es Él, pero ni entonces, menos que nunca, lo sabrán. Cuando lo vean levantado en la Cruz se reirán de Él, y le gritarán cruelmente: “si eres el Hijo de Dios, baja de la Cruz y creeremos en ti”. Pero no bajó de la Cruz, y por eso, precisamente por eso, sus discípulos creyeron en Él.

Sobre admin