Martes 15 de mayo de 2012. San Isidro Labrador

Lectura del santo evangelio según san Juan

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: “¿Adónde vas?”
Sino que, por haberos dicho esto, la tristeza os ha llenado el corazón. Sin embargo, lo
que os digo es la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a
vosotros el Defensor. En cambio, si me voy, os lo enviaré.
Y cuando venga, dejará convicto al mundo con la prueba de un pecado., de una justicia,
de una condena. De un pecado, porque no creen en mí; de una justicia, porque me
voy al Padre, y no me veréis; de una condena, porque el Príncipe de este mundo está
condenado.» (Jn. 16, 5-11)

Jesús se va, pero ante la tristeza de los discípulos les promete el envío del Defensor,
del Paráclito, del Espíritu, quien pronunciará un veredicto contra el mundo: 1) con
la prueba de un pecado, que es la falta de fe por no aceptar a Jesús como Hijo de
Dios. 2) con la prueba de una justicia, porque la exaltación de Jesús en la Cruz es el
triunfo de la justicia de Dios. 3) con la prueba de un juicio, que termina en condena del
príncipe de este mundo, que no es otro que Satanás. El triunfo de Cristo es la derrota
de Satanás.

Sobre admin